A Electra le sienta bien el luto

Imatge d'alta resolució


A Electra le sienta bien el luto

Imatge de José Jordán


A Electra le sienta bien el luto

Imatge de José Jordán


A Electra le sienta bien el luto

Imatge de José Jordán


A Electra le sienta bien el luto

Imatge de José Jordán


A Electra le sienta bien el luto

Imatge de José Jordán


A Electra le sienta bien el luto

Imatge de José Jordán


A Electra le sienta bien el luto

Imatge de José Jordán


A Electra le sienta bien el luto

Imatge de José Jordán


A Electra le sienta bien el luto

Imatge de José Jordán


A Electra le sienta bien el luto

Imatge de José Jordán


Fitxa de espectacle

A Electra le sienta bien el luto

Duració: 2 h. 20' amb pausa


Documents per a descarrega


Documents per a consultar en la sala

  • 85/1 Programa de mano
  • V1125 Grabación
  • FD/6/6 Fotografies de l'espectacle 'A Electra le sienta bien el luto'
  • DT/1944 Biografía de Eugene O´Neill

Fitxa tècnica

Autor: O'Neill, Eugene
Adaptación: Peña, Roger
Dirección escénica: Gas, Mario
Intérprete: Fernández, Adolfo, Gutiérrez Caba, Emilio, Hermes, Iván, León, Maruchi, López, Mónica, Moya, Ricardo, Romero, Constantino, Valdivielso, Maru
Iluminación: Gas, Mario, Lucena, Carlos
Espacio escénico: Belart, Antonio, Gas, Mario
Vestuario: Belart, Antonio
Producción: Festival de Teatro Clásico de Mérida, Festival de Teatro y Danza de Las Palmas de Gran Canaria
Versión: Gas, Mario
Distribución: Vesquinacosa


Més dades

La saga de los Atridas y casi todos sus compañeros y compañeras (Medea, Fedra, Hipólito, etc.) han sido frecuentemente revisitados en nuestra cultura a la luz de las obsesiones propias de cada siglo y de cada autor. No tan sólo dramaturgos, sino también filósofos, psicólogos, pensadores, politólogos.han buceado en ellos, buscando aclarar las zonas oscuras o aquellos aspectos que seguían siendo vírgenes. Cada época ha hablado por boca de los personajes trágicos griegos, o ellos mismos han hablado como hijos genuinos de la problemática de períodos históricos aparentemente diferenciados entre si, traspasando las barreras temporales y afirmándose como rotúndamente contemporáneos, lo cual habla en favor de la gran sagacidad de los dramaturgos greco-latinos; o de la lentitud manifiesta con la que la sociedad y la naturaleza humana cambian los aspectos profundos de su conducta.

O'Neill -para muchos el padre del teatro norteamericano- junto a Sartre, Anouilh, Müller y tantos otros, también ha buscado a los griegos y les ha hecho partícipes -desde la esencia- de su forma de concebir y percibir el mundo. Teatro de resonancias Strinberdgianas y del "meló" yanki del diecinueve, y con una voluntad inspectora de la condición humana -poder, amor, puritanismo, celos, venganza, culpa, responsabilidad- no siempre explicable por los personajes, O'Neill restablece el fatum, la catarsis y el conflicto trágico, preñándolos de resonancias propias, cercanas al expresionismo; es fácil adivinar que Jung, Freud, y algunos más, revolotean por entre las contradicciones de los Mannon, los modernos Atridas.

Escrita en los años treinta "A Electra.", participa de reiteraciones propias del teatro de aquellos días. Nuestra propuesta dramatúrgica, comprime y esencializa los conflictos para que estos afloren limpios, percutantes y aterradores: el abismo existencial sobre el que se mueven los personajes, buscando desesperadamente sus razones más íntimas, viene determinado por un riguroso planteamiento de la interpretación, donde no caben ni lo superfluo ni lo coyuntural. El enfrentamiento entre los "héroes", sus fantasmas, sus quimeras, en estado químicamente puro. Y como siempre, junto a ellos, el pueblo llano, cuya vida corre por otros derroteros bien diferentes, de los que, como los Mannon, reescriben o huyen del destino que ellos mismos se han forjado.

A lo lejos resuenan los ecos de una guerra, terrible como todas las guerras.

Me parece apasionante seguir profundizando en ese universo que perdura y que siempre nos descubre nuevas facetas y mecanismos del ser humano. Llevados de la mano de una gran compañía -Mónica Lopez, Emilio Gutiérrez Caba, Maru Valdivielso, Iván Hermes, Maruchi León, Constantino Romero, Adolfo Fernández, Ricardo Moya y Albert Triola- esperamos confrontarnos una vez más con el exigente y espléndido público de nuestro país.

Mario Gas


-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.


Mario Gas, un prestigiós director expert en el teatre d'actor i paraula, torna al Festival després de l'èxit obtingut l'any passat amb 'Orestíada'. Esta obra d'Eugène O'Neill, que es representa per primera vegada a Mèrida, en un intent de recrear la força i la profunditat de les antigues tragèdies gregues i això es fa palés en la seua semblança coral, el seu ajustament, estructura i argument. Si bé l'autor ambienta la trama en la Nova Anglaterra del segle XIX, Mario Gas, en la seua proposta escènica, la trasllada a finals de la I Guerra Mundial.


Representacions

Teatre Romà de Sagunt: 17/08/2005
Teatre Romà de Sagunt: 17/08/2005


Logo Culturarts

Plaça Viriato s/n · 1er. pis
46001 València
Tel. 961 20 65 38 · 961 20 65 00
biblioteca_teatre_ivc@gva.es
medina_fer@gva.es